Hosting por dinahosting.
Logo Principal Almanimal Cabecera Asociación Almanimal
En Almanimal
Final Feliz
SAMI, Adoptado en Mayo de 2011

Nunca me dieron la oportunidad de querer , nunca me dieron la oportunidad de ser querido.

Desde el momento de mi nacimiento, desde que mis ojos vieron la luz nunca tuve una caricia, ni una voz amable, ni una mano acariciando mi lomo. Me negaron el cariño de mi madre y el juego y el calor de mis hermanos.....Mi vida transcurría en una pequeña celda donde por suelo tenía alambrada que se clavaba en mis almohadillas , prefería no moverme para no dañar mis patitas. El espacio era tan reducido que sólo podía girar sobre mi, tumbarme y dormir. Entonces era cuando soñaba, cuando movía mis patitas sin que me dolieran, cuando en los sueños me imaginaba olores nuevos, sensaciones agradables....

Mi cuerpo fue creciendo pero mi vida continuaba igual, sólo algunas veces me sacaban de mi encierro. Entonces me llevaban a una celda un poco más grande donde había una perrita que me recibía alegre. Entendí que esa era mi misión, que los humanos me querían para que les ayudara a que en su mundo hubiera más perritos como yo.

Los años pasaban y mi vida con ellos, pero entonces.....entonces un día llegaron muchas personas y a todos nos fueron sacando de nuestras celdas. Ellos eran distintos, nos trataban con afecto, nos acariciaban y nos dijeron que esa vida ya había acabado para nosotros. Mis 115 compañeros salimos de allí, vimos la luz del Sol, nuestras trufas percibieron unos olores nunca soñados!!!. Mis patitas tocaron la hierba, ¡¡¡ que suave!! nunca pude imaginarlo así. Entendí que no todos los humanos eran iguales y que tampoco todos mis hermanos vivían como yo.

Ahora tenía la oportunidad de querer, de poder demostrarles que les necesito, que necesito de su amor, de sus caricias, de su compañía, de sus juegos, de saber que pertenezco a una familia, de poder dar lo que en sueños me imaginaba.

Han pasado muchos años desde mi nacimiento, las canas poblan mi morro, pero tengo tantas ganas de vivir como cuando nací. Mi alma es alegre, mi vida anterior ha quedado olvidada como un mal sueño.

Necesito, quiero dar amor, imploro que me quieran, que cuenten conmigo, tengo todavía mucho juego, muchos besos y mucha compañía que dar.

Me gusta la compañía de todos los perros, el estar a su lado, el compartir su comida, sus caricias, sus juegos...nuestras vidas.

Hoy he conocido un gatito y también quiero que sea mi amigo.

Estoy seguro que todavía me quedan muchas cosas que conocer, muchos amigos que hacer y soy feliz, soy feliz de pensar que quizás algún día, alguien me querrá como en mis sueños de encierro.

Ahora cada día veo el Sol, cada día me vienen a decir lo guapo y buen perro que soy y además me han prometido que no pararán hasta encontrarme una verdadera familia que me quiera, porque sabes, me dicen que me lo merezco, que mi condena ha sido muy larga y que están seguras que alguien de buen corazón no mirará mi dientes desgastados, ni tampoco le importará que no pueda hacer muchos kilómetros andando y que entenderán que quizás alguna veces me canse y que mi voz sea algo más aguda de lo normal. Y yo confío en ellas. Me lo han prometido.

Sólo deseo y sueño que ese día llegue pronto.

SAMI ha vivido desde su nacimiento hasta alcanzar la edad de 10 años en una minúscula jaula de gallinero. Su propietario era un criador ilegal en España.


SAMI está sano. Tiene anticuerpos de leishmania pero no padece la enfermedad.
Todos los animales