Hosting por dinahosting.
Logo Principal Almanimal Cabecera Asociación Almanimal
En Almanimal
Final Feliz
PINFI, Adoptada en Diciembre de 2013

PINFI fue rescatada de la perrera el 11.10.2013

Esto es lo que cuenta Nuria su casa de acogida

DIARIO DE PINFI
PINFI llegó a mi casa moviendo la cola y con la nariz pegada al suelo olisqueando lo que iba a ser su hogar de acogida. Mostraba algún síntoma de inquietud o inseguridad a través de un sonido similar al llanto. Llegó acompañada de Bimba y Cristina pero a los pocos minutos de estar en la casa se colocó a mi lado y así ha seguido los siguientes días. Cuando se despidió en la calle de Almanimal parecía decir “gracias por traerme a una casa, nos vemos”.

PINFI ha demostrado ser una perra tranquila, cariñosa e independiente en los momentos de paseo y en casa. Además es una gran dormilona… cada vez que encuentra un rato de tranquilidad en la casa se tumba en su cama a dormir y por las noches pueden pasar más de 8 horas sin que te enteres de que hay una perra en la casa.

PINFI cuando pasea lleva la nariz pegada al suelo o levantada. Es una gran rastreadora y se deja guiar por su olfato. Busca el lugar para hacer sus necesidades, preferiblemente con tierra o césped, así que lo de pasear por el parque no es una opción es un deber. Se concentra tanto en lo que hace que los paseos con ella son relajados y agradables. Además no le importa el tiempo que haga: con sol, lluvia o frío PINFI disfruta saliendo a la calle.

Cuando PINFI se queda sola en casa se muestra tranquila y apuesto a que aprovecha para volver a dormir y soñar con el siguiente paseo.

PINFI durante el paseo
PINFI necesita salir al menos 3 veces al día: una por la mañana, otra por la tarde y otra antes de ir a dormir. Estas salidas además tienen que ser activas, es decir, PINFI necesita caminar, oler y hacer sus necesidades para que luego en casa se muestre como una perra tranquila. La media de duración de los paseos tiene que ser de entre 30 y 50 minutos en el caso de los de mañana y tarde y unos 15 minutos por la noche.

Si PINFI sale a pasear en un recinto seguro donde no tenga la posibilidad de salir a la carretera y toparse con coches, es capaz de ir suelta, a paso ligero, siguiente a su paseante y atendiendo las órdenes de voz como “Vamos” o atender por su nombre a la llamada. Durante estos paseos activos si tiene una pelota solicitará jugar con ella en algunos momentos pidiendo que se la tiren para correr a por ella y traerla de vuelta (en algunas ocasiones más cerca y en otras habrá que ir a buscarla).

PINFI se relaciona bien con otros perros que vayan sueltos o atados. Su rutina es de reconocimiento más que de juego por lo que no debemos tener miedo a enfrentamientos por parte de ella. Los únicos enemigos que desesperan a PINFI son los gatos.
En caso de no tener un espacio en el que poder soltar a PINFI con seguridad durante el paseo se adapta de manera perfecta a caminar con una correa extensible y atiende a las órdenes del tipo “Quieta” a la hora de cruzar las calles, “Vamos” para avanzar o “Ven aquí / Por aquí” cuando queremos que esté más cerca.
Todos los animales